Matrices es una reflexión en torno a los moldes que aún permanecen en el almacén de moldes de la fábrica de loza abandonada de San Claudio, y que son la matriz generativa de todo el patrimonio intelectual de la fábrica. Los frottage sobre papel recogen las partes de los moldes que ostentan las firmas de sus autores, algunas de las cuales se repiten varias veces. Al mismo tiempo, la instalación incluye una selección de documentos relativos al proceso de manufactura y mantenimiento de los moldes, puesto que, a la vez que el molde representa la posibilidad de la regeneración, su uso y producción iban apoyados en un conocimiento humano y un organización aún más frágiles e irrecuperables que los moldes en sí.