Y cuando un fugitivo de Efraím decía: “Dejadme pasar”, los hombres de Galaad le preguntaban: “Eres efraimita?” Y si respondía: “No”, le añadían: “Pues di Xibbólet.” Pero él decía “Sibbólet”, porque no podía pronunciarlo bien. Entonces le echaban mano y le degollaban junto a los vados del Jordán.

En la sala hay una mesa con abundante comida dispuesta a modo de bodegón. Por un altavoz suenan palabras aisladas en varias lenguas, algunas reconocibles, otras no. Subimos a una planta superior y vemos una mesa llena de carpetas con información sobre todos los alimentos que componen el bodegón. Descubrimos que son lo que se llaman ‘shibboleth’, palabra hebrea que significa ‘espiga’. A partir de un episodio recogido en Jueces 12:5-6, este término pasa a significar un tipo de ‘palabra clave’ cuyas características fonéticas permiten identificar si alguien pertenece o no a un determinado grupo lingüístico. Así, el bodegón alude a ocho masacres a lo largo de la historia en las que la pronunciación de una cierta palabra-alimento sirve para establecer un blanco y decidir quién vive y quién muere.

[Shibboleth se llevó a cabo en Espacio Cruce (Madrid) dentro de Entreacto 2017 (descarga aquí el fanzine). Fotos de Alejandría Cinque.]

Y cuando un fugitivo de Efraím decía: “Dejadme pasar”, los hombres de Galaad le preguntaban: “Eres efraimita?” Y si respondía: “No”, le añadían: “Pues di Xibbólet.” Pero él decía “Sibbólet”, porque no podía pronunciarlo bien. Entonces le echaban mano y le degollaban junto a los vados del Jordán.

En la sala hay una mesa con abundante comida dispuesta a modo de bodegón. Por un altavoz suenan palabras aisladas en varias lenguas, algunas reconocibles, otras no. Subimos a una planta superior y vemos una mesa llena de carpetas con información sobre todos los alimentos que componen el bodegón. Descubrimos que son lo que se llaman ‘shibboleth’, palabra hebrea que significa ‘espiga’. A partir de un episodio recogido en Jueces 12:5-6, este término pasa a significar un tipo de ‘palabra clave’ cuyas características fonéticas permiten identificar si alguien pertenece o no a un determinado grupo lingüístico. Así, el bodegón alude a ocho masacres a lo largo de la historia en las que la pronunciación de una cierta palabra-alimento sirve para establecer un blanco y decidir quién vive y quién muere.

[Shibboleth se llevó a cabo en Espacio Cruce (Madrid) dentro de Entreacto 2017 (descarga aquí el fanzine). Fotos de Alejandría Cinque.]