http://www.nfcallaway.com/files/gimgs/th-13_DSC_0279.jpg
http://www.nfcallaway.com/files/gimgs/th-13_DSC_0273.jpg
http://www.nfcallaway.com/files/gimgs/th-13_DSC_0221.jpg
http://www.nfcallaway.com/files/gimgs/th-13_DSC_0222.jpg
http://www.nfcallaway.com/files/gimgs/th-13_DSC_0225.jpg
http://www.nfcallaway.com/files/gimgs/th-13_DSC_0257.jpg
http://www.nfcallaway.com/files/gimgs/th-13_DSC_0236.jpg
http://www.nfcallaway.com/files/gimgs/th-13_DSC_0237.jpg
http://www.nfcallaway.com/files/gimgs/th-13_DSC_0246.jpg
http://www.nfcallaway.com/files/gimgs/th-13_DSC_0259b.jpg
http://www.nfcallaway.com/files/gimgs/th-13_DSC_0258.jpg
http://www.nfcallaway.com/files/gimgs/th-13_DSC_0250.jpg
http://www.nfcallaway.com/files/gimgs/th-13_DSC_0260.jpg
http://www.nfcallaway.com/files/gimgs/th-13_DSC_0255.jpg
http://www.nfcallaway.com/files/gimgs/th-13_DSC_0269.jpg

Proyecto conjunto con Constanza Dessain.

Como traídos por la corriente, van depositándose por la vía pública los residuos de la actividad urbana. Incluso la calle que pisamos esconde, debajo, otras calles que se han ido depositando en estratos. ¿Qué dicen estos objetos, estas capas, de nuestro pasado? ¿Y de nuestro futuro? Under Over Behind Beneath (‘Debajo Encima Detrás Bajo’) transcurre en este espacio liminal en torno a la superficie de lo visible.

Al desplazarse por las calles y los espacios construidos de Madrid y Londres, Callaway y Dessain prestan atención al desecho; con la mirada atenta al suelo o al contenedor, examinan los espacios debajo y detrás de nuestra atención cotidiana. Se detienen en el residuo, en objetos que circulan libremente, sin propietario, a la vez que exploran su valor en tanto archivo de la actividad humana, recordatorio de lo que perdura más allá del uso intencionado. Los ‘hallazgos’ de esta búsqueda al filo de la acera son el punto de partida de esta exposición.

Para Callaway los fragmentos de lo edificado trazan cambios de gusto por parte de los habitantes, que a su vez reflejan cambios en los valores culturales y económicos que les han llevado primero a ser fabricados y, más adelante, a acabar en la basura. Se nos recuerda que la ciudad está en un perpetuo proceso de construcción. Los espacios que hoy transitamos no son más que un cúmulo de revisiones y modificaciones a lo largo de generaciones. Cada baldosa constituye un texto del pasado de la ciudad, iluminando las redes de producción y consumo que vinculan nuestros entornos más cercanos con modos de trabajo ya obsoletos. Debajo de la baldosa, una casa fabricante. Debajo del asfalto, el adoquín. Detrás del yeso, caña.

En el trabajo de Dessain el asfalto es una superficie en la que rascar. Líquenes y chicles se incrustan en las aceras, que llevan esparcidas por encima semillas y tapones. Estos retales —que ponen en duda la división entre lo natural y lo fabricado— reflejan no solo lo que se destruye, sino también lo que se genera en la ecología fragmentaria de Londres. Objetos machacados sobre el asfalto registran las huellas de la acción humana y no, donde las pisadas, la lluvia o los neumáticos han convertido hojas de papel en extrañas obras de encaje. Las obras dan cuenta de la autoría colectiva y muchas veces inadvertida de las huellas que dejamos en el entorno, que en su conjunto forman constelaciones de los trabajos y anhelos de estas dos ciudades.